En el 2003, la corporación multinacional Syngenta, unificó con el nombre “La República de la Soja” la región integrada por Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay en Suramérica. Una década después en Paraguay, este cultivo agravó su histórica concentración de la tierra, expulsó a pequeños productores rurales a las ciudades y concentró aún en menos manos el poder político y la riqueza. Un territorio donde este cultivo transgénico impera con sus propias leyes, y que hoy según la organización internacional Oxfam, presenta la distribución de la tierra más desigual del mundo.

Con el apoyo del centro de estudios paraguayo “Base Investigaciones Sociales”, CLACSO TV, fue hasta el departamento de Caaguazú a conocer uno de los principales escenarios de esta pugna entre el agronegocio y la agricultura familiar.

Agenda Igualdad, FLACSO Brasil.