Diálogos con Karina Batthyány – Ciudadanas Ilustres – Parte 2/2

Diálogos con Karina Batthyány – Ciudadanas Ilustres – Parte 2/2

0

El 10 de septiembre, en la plaza Las Pioneras, espacio feminista recuperado por la Intendencia de Montevideo, se llevó a cabo la ceremonia para reconocer a Carmen Beramendi, Lilián Celiberti y Celia Eccher como Ciudadanas Ilustres de la capital del Uruguay.

Carmen Beramendi es licenciada en psicomotricidad, docente e investigadora en género y políticas públicas. Actualmente es senadora suplente y dirige la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Uruguay.

Lilián Celiberti es maestra, participó en misiones pedagógicas y gremios estudiantiles e intervino en la creación de la Resistencia Obrero Estudiantil y de la Federación Anarquista Uruguaya.

Celia Eccher es asistente social y educadora popular. Es una referente de la promoción y el desarrollo de programas nacionales e internacionales vinculados a la educación popular de personas adultas desde la perspectiva de género, la autonomía económica y los proyectos de emprendimientos productivos liderados por mujeres.

Las tres académicas uruguayas, con vasta trayectoria en la militancia feminista, fueron invitadas a participar del programa de la Secretaria Ejecutiva de CLACSO: “Diálogos con Karina Batthyány”, quien propuso, para la primera parte del diálogo, analizar juntas “la noción de ciudadanía, la noción de vida cotidiana y la participación en política por parte de las mujeres. Sabemos que en el siglo 21 ha habido grandes avances en términos de igualdad si lo miramos desde una perspectiva histórica, pero a su vez tenemos todavía grandes desafíos para lograr la igualdad entre varones y mujeres. Además, previo a la pandemia, los problemas reales de las mujeres estallaron en las calles de América Latina y el Caribe y en los medios: mujeres movilizadas, denuncias que alcanzan distintos ámbitos, la violencia machista, el acoso sexual, la discriminación laboral, la brecha salarial, las desigualdades en términos de la corresponsabilidad en los cuidados de servicios sociales, los estereotipos en los medios de comunicación. En definitiva, el machismo imperante en muchas esferas de la sociedad, problemas que –como sabemos– no son exclusivos de nosotras, las mujeres, pero que se agravan en muchos casos por nuestra condición de mujeres.”

Convocó entonces a “recuperar aquella vieja consigna de ‘lo personal es político’ y plantearnos el desafío de cómo es hoy introducir la dimensión política en la vida cotidiana, qué significa esto para cada una de nosotras.”